sábado, 24 de junio de 2017

Agustín Barrios Mangoré, Roa Bastos y El Principito en la Plaza Uruguaya


Dicen que ante la negativa del Gobierno paraguayo a que actúe en el Teatro Nacional, el gran guitarrista y compositor Agustín Barrios Mangoré decidió dar su último concierto en la Plaza Uruguaya, en enero de 1925.
“El concierto se realizó al aire libre, en la Plaza Uruguaya, en el que colaboraron amigos y simpatizantes, entre ellos Dionisio Basualdo para la organización. El escenario era un tablado improvisado para la ocasión. Al inicio del concierto la avalancha del público por verlo de cerca hacía peligrar la estabilidad del frágil escenario abandonado por Barrios a tiempo, pues se venía abajo…”, narran Luis Szaran y Sila Godoy, en su obra Mangoré, vida y obra de Agustín Barrios,
Al final del concierto, el músico emocionado, a manera de adiós al Paraguay, leyó el emotivo soneto de su autoría:

¡Cuán raudo es mi girar! Yo soy veleta
que moviéndose a impulsos del destino,
va danzando su loco torbellino
hacia los cuatro vientos del planeta.

Llevo en mí el plasma de una vida inquieta,
y en mi vagar incierto, peregrino,
el arte va alumbrando mi camino
cual si fuera un fantástico cometa.

Yo soy hermano en glorias y dolores
de aquellos medioevales trovadores
que sufrieron románticas locuras.

Como ellos también, cuando haya muerto,
Dios sólo sabe en qué lejano puerto
iré a encontrar mi tosca sepultura.

Fue la última vez que Mangoré actuó en su patria.
Dolido, se alejó para nunca más volver…
Murió en San Salvador, en 1944, donde es un ídolo nacional.
En los primeros días de este culturoso junio de 2017, a pesar de todo, Mangoré regresó a la Plaza Uruguaya.
Está allí, encarnado en una estatua, con su guitarra inmortal.
En frente, sentado en un sillón en actitud pensativa, también desde este junio cuasi invernal, lo contempla otra gran gloria de la cultura paraguaya, el escritor Augusto Roa Bastos.

***

Roa Bastos cuenta que siendo niño llegó por primera vez desde Iturbe a Asunción en compañía de su madre, bajó en la Estación del Ferrocarril y cruzó a la Plaza Uruguaya, donde tuvo una de la visiones más impactantes: era la estatua de una mujer pintada de blanco, en cuya boca abierta bajaban los pajaritos.
En su imaginación febril, él vio que la mujer cerraba la boca y se comía a los pajaritos.
Años después utilizó ese recuerdo para cerrar su relato Estaciones, el tercer capítulo de su novela Hijo de Hombre, en donde el episodio de la estatua que comía pajaritos es contado por el protagonista, el teniente Miguel Vera.
Ahora Roa Bastos también está allí, encarnado en una estatua, no lejos de la mujer de blanco y frente a la del gran músico Mangoré.

***

En un relato autobiográfico de Roa Bastos, divulgado en en el libro de Rubén Bareiro Saguier, Augusto Roa Bastos: Caídas y resurrecciones de un pueblo, se narra que el gran escritor francés Antoine de Saint Exúpery, autor de El Principito, estuvo en Asunción en enero de 1930, como piloto y director de la Aeroposta Argentina.
Se encontró con el poeta paraguayo Hérib Campos Cervera en esa misma plaza.
“Se sentaron a conversar en la Plaza Uruguaya y Hérib, en su mal francés, le relató el último concierto que el guitarrista Agustín Barrios dio allí, tras acarrear él mismo los bancos de la plaza para que la gente pudiera sentarse…", cuenta Roa.
El episodio está recreado en mi cuento El Principito en la Plaza Uruguaya, en el libro homónimo publicado por la editorial Servilibro.

***

Mangoré, Roa Bastos y El Principito en la Plaza Uruguaya.
Senderos que se bifurcan y vuelven a cruzarse.

¿Quién dice que las plazas de Asunción no están tan pobladas de historia y de cultura…?




lunes, 12 de junio de 2017

Iturbe (Manorá), el pueblo donde nació la literatura de Roa Bastos



Visitar Iturbe (o Manorá) es meterse dentro de los cuentos y novelas de Augusto Roa Bastos. Los escenarios de las mágicas historias que vivió siendo niño y luego las reescribió, todavía están allí, esperando ser recreadas. En el centenario del supremo escritor, viajamos hasta su aldea literaria y conocimos al último de los carpincheros.


Por Andrés Colmán Gutiérrez - @andrescolman
Cámaras y edición: Ivonne Velázquez, Ylda R. Miskinich
ITURBE, GUAIRÁ

-Sí, los carpincheros del cuento todavía existen, pero casi ya no quedan carpinchos... -afirma Silvio Rodas, conocido como Piliki, también ex carpinchero, mientras nos conduce en su precaria canoa por las aguas del Tebikuarymi.
Parado y con el torso desnudo, impulsándose con un rústico pértigo, se parece a un personaje fugado del cuento Carpincheros, el primero del libro El trueno entre las hojas de Augusto Roa Bastos, publicado en 1953.
A 120 kilómetros de Asunción, Iturbe es un pueblo de calles polvorientas y antiguas casas dormidas desde que la industria azucarera, que le daba vida económica y social, también quedó paralizada.
Aunque nacido en Asunción, el 13 de junio de 1917, Augusto llegó aquí con 3 años de edad, en brazos de su madre Lucía Bastos. Su padre, Lucio Roa, ya llevaba un par de años trabajando en el ingenio azucarero y la familia habitó en una pequeña casa, sobre un barranco a orillas del río.
La casa original de los Roa ya no está. Solo quedó un desvencijado portón de madera que el escritor encontró en 1994, cuando regresó de visita a Iturbe, luego de casi medio siglo de ausencia. Él lo llamó "el portón de los sueños", que le permitía escapar desde allí a las aventuras infantiles para descubrir el mundo. Ese mismo portón se mantiene como monumento junto a la antigua estación del Ferrocarril, hoy convertida en museo y Casa de la Cultura.

Silvio Rodas, alias Piliki, es el último de los carpincheros en el Tebikuarymi. Al fondo se ve la Azucarera Iturbe.
REALIDAD Y FICCIÓN. Gran parte de lo que el niño Augusto vivió en Iturbe aparece reflejado en varias escenas de sus cuentos y novelas.
"Su papá le prohibía salir, pero él se escapaba a las siestas y a las noches para vivir aventuras con sus amigos, los mita'i campesinos. Fue así como vio a los carpincheros pasar con sus canoas por el río, como describe en su cuento Carpincheros. Con los de su pandilla colocaban obstáculos en las vías del ferrocarril, como se lee en su cuento Pirulí, para que el tren se detenga y ellos puedan subir y viajar gratis", relata la ex maestra de literatura Reina Gallinar, en cuya casa se alojó Roa Bastos cuando regresó a Iturbe.
Aunque Roa no nació en Iturbe, su literatura si nació allí, afirma la docente. A los 13 años, Augusto escribió en ese lugar su primera obra, la pieza teatral La carcajada, junto con su mamá Lucía.
"Iturbe es para Roa Bastos su aldea literaria, a la que llama Manorá, al igual que Aracataca es Macondo para García Márquez. Mucho de lo que él vivió en este lugar aparece en su literatura y muchas cosas que hay en sus cuentos todavía se pueden hallar aquí", destaca la profesora Reina.


El antiguo pupitre en el que se sentó Roa Bastos en la escuela de Iturbe, entre 1924 y 1926.
RELIQUIAS. Un ajado pupitre de madera se guarda celosamente en el museo La Estación de Iturbe.
Un cartelito informa que se trata del mismo pupitre escolar en que se sentaba el niño Augusto, cuando cursaba los primeros grados en la Escuela Rigoberto Caballero, entre 1924 y 1926.
Después, Augusto se fue a seguir sus estudios en Asunción, pero regresaba en las vacaciones y así se puso de novio con Ana Lidia Tota Mascheroni, hija de una de las familias tradicionales de Iturbe, con quién se casó en 1942. La casona y el antiguo almacén de los Mascheroni se mantienen altivos, cerca de la Estación.
Piliki, el último de los carpincheros, nos lleva de paseo en su canoa, por las aguas del río Tebikuarymi.
Desde el lugar se ve la estructura de la Azucarera Iturbe, actualmente parada, y la casa de la Administración, en el mismo lugar donde se alzó la vivienda en que crecieron Augusto y sus hermanas.
En el lugar hay un banco de arena en forma de media luna, el mismo que describe Roa en varios de sus cuentos, especialmente en Carpincheros y El trueno entre las hojas.
"Yo he leído sus obras y está clarísimo que este es el lugar que él cuenta, donde vio pasar a los carpincheros en la noche de San Juan y un poco más allá estaba el lugar por donde pasaba la balsa, antes de que exista el puente. Es probablemente el lugar donde tenía su balsa ese líder sindical de los cañeros, que se quedó ciego y después se hizo balsero", dice Piliki, mientras sigue remando con el pértigo.
A 100 años de su nacimiento, Roa Bastos y su obra siguen vivos en Iturbe.


 La casa de la administración, de la Azucarera Iturbe, en el lugar donde vivían los Roa Bastos.
En Iturbe se conserva la casa de Lidia "Tota" Mascheroni, quien fue  novia de juventud y luego esposa de Roa Bastos.
El portón de los sueños, lo único que quedó de la casa de Roa Bastos, se mantiene en la antigua Estación del Ferrocarril.
___________________

(Publicado originalmente en el diario ÚLTIMA HORA).

lunes, 22 de mayo de 2017

Nippur de Lagash cumple 50 años


Creado en 1967 por el guionista paraguayo Robin Wood y el dibujante argentino Lucho Olivera, el incorruptible guerrero sumerio es uno de los íconos de la historieta latinoamericana.


Andrés Colmán Gutiérrez

Mayo de 1967. Buenos Aires, Argentina. Bajo la fría llovizna, un harapiento obrero paraguayo, oriundo de Caazapá, regresaba caminando desde la fábrica donde se ganaba el sustento hasta la humilde pensión de Martínez, donde debía semanas de alquiler.
Se detuvo frente a un kiosko a mirar tapas de diarios y revistas. Le llamó la atención el álbum de historietas D’artagnan, de la editorial Columba. Era la edición N° 151. En la portada, entre varios títulos, anunciaba: Historia para Lagash; por Robin Wood.
El obrero paraguayo caazapeño lo leyó una y otra vez, sin poder creer. Ignorando las protestas del kioskero, anotó la dirección de la casa editorial y se dirigió hacia allá, caminando largas cuadras.
La chica de la recepción lo miró entrar con actitud desconfiada, pero cuando él le dijo su nombre, se le iluminaron los ojos.
-¡Hace días que le estamos buscando, señor Robin Wood…! El editor quiere hablar con usted.
El obrero paraguayo caazapeño fue llevado hasta la lujosa oficina de un señor con traje y corbata, quien lo radiografió con una mirada de escepticismo, le pidió la cédula de identidad y finalmente esbozó una sonrisa.
-¿Es usted el que escribió esos guiones que publicamos? ¿Puede escribir más…? Se los compramos todos. Especialmente el de ese guerrero, el tal Nippur de Lagash
Aquel día, el obrero paraguayo caazapeño recibió un primer cheque, que duplicaba en varios números el sueldo que cobraba en la fábrica, a la que desde entonces dejó de concurrir. Fue a un restaurante, pidió un plato de comida caliente, una botella de vino, se compró ropa nueva, se mudó de pensión… y empezó a escribir.

La primera página de "Historia para Lagash", de 1967, posteriormente coloreada,
Un guerrero en Sumeria

Así empezó la historia o la leyenda.
Robin Wood tenía 23 años de edad, había llegado desde Paraguay, siguiendo el consejo de su mentor, el docente y político democratacristiano Rómulo Teobaldo Perina, quien un buen día lo alzó en el tren internacional desde Encarnación y le dijo: “Andate a la Argentina, aquí no hay nada que hacer, allá te vas a abrir camino”.
Nacido en Colonia Cosme, Caazapá, en 1944, descendiente de migrantes australianos, Robin había trabajado como mozo y obrajero, logrando apenas culminar la escuela primaria, aunque era un voraz lector de cuanto libro caía en sus manos. Llegó a escribir cuentos y ganó un concurso literario del diario La Tribuna.
En Buenos Aires intentó ser dibujante y se inscribió en la Escuela Panamericana de Arte, donde conoció al ilustrador correntino Luis Olivera. Descubrieron que tenían en común la fascinación por la antigua civilización sumeria. Lucho le dijo a Robin que dibujaba muy mal, pero escribía bien y le tentó a crear algunos guiones de historietas para que él los dibuje.
“Yo nunca había escrito un guion, pero Lucho me enseñó y probé suerte. Hice dos historias bélicas y una de un guerrero en la antigua Sumeria. Había que ponerle un nombre al personaje. Sabía que había dos ciudades importantes en la antigüedad: Nippur y Lagash. Con mucha obviedad le bauticé Nippur e hice que viviera en Lagash”, recuerda Robin.
Le pasó los guiones a su amigo y se olvidó del asunto. La poca plata le impidió seguir en la Panamericana y perdió todo contacto con Lucho... hasta que, aquella tarde gris de marzo de 1967, vio por primera vez a Nippur de Lagash en las páginas de D’artagnan.

Nippur, según el dibujante paraguayo Kike Olmedo, que ahora dibuja Dago.
Nippur, más que Superman

Historia para Lagash iba a durar solo un capítulo, en que el general Nippur, un recto y valiente guerrero, jefe de la guardia del rey Urukagina, fue exiliado debido a que el dictador Luggal-Zagizzi se apoderó de Lagash a sangre y fuego, en complicidad con el sacerdote Sumur.
Aquellas primeras páginas escritas por Wood y dibujadas por Olivera cautivaron a miles de lectores, que pidieron más y más aventuras. Entonces Robin echó a andar a su guerrero por los territorios de la antigüedad, en compañía de su fiel amigo Ur-El, el gigante de Elam.
Los llevó a Egipto, donde Nippur se enamoró de la hija del faraón, Nofretamon, y despreció los cegadores brillos del poder.
Llegaron a Atenas para ayudar a Teseo a vencer al Minotauro. Se metieron en varios entuertos, pelearon junto a pastores y reyes, enfrentaron a míticos monstruos y a bellas amazonas.
En cada aventura, Nippur iba adquiriendo un poco más de sabiduría y de habilidades. Ya se había ganado varios motes, entre ellos el incorruptible y el errante.
En su ensayo La espada y la palabra, el escritor argentino Martín Caparrós cuenta que leía con pasión a Nippur de Lagash en su niñez y lo compara con otro legendario personaje de comics, Superman, concluyendo que el personaje del autor paraguayo era mucho más que el superhéroe norteamericano.
“Superman podía ver y escuchar todo pero, en última instancia, no entendía nada: no aprendía. Nippur de Lagash, en cambio, sabía convertir su experiencia en ideas, conductas, expresiones. Nippur no pasaba intacto por el mundo, no seguía siendo siempre el mismo: sus experiencias lo marcaban, tanto que terminaron por costarle un ojo de la cara. A partir de la mitad de su historia, Nippur fue el tuerto al que una flecha le había arrancado el ojo izquierdo. Eso lo hizo más reflexivo, más interesante: el héroe era falible, dudaba y aprendía”, escribe Caparros.
Se refiere al recordado capítulo Laris sobre el espejo del desierto, publicado originalmente en julio de 1978, en el que Robin Wood decidió arrancarle un ojo a su héroe de un flechazo y dejarlo tuerto para siempre. Un hecho considerado muy revolucionario en la época, en que los héroes de historietas no podían morir, ni siquiera resfriarse.

Nippur, por el paraguayo Roberto Goiriz, en la serie Hiras, que realizó con Wood.

Larga vida, Nippur.

Desde 1967 hasta 1998, Robin Wood escribió en total 445 episodios de aventuras de Nippur de Lagash, que se publicaron en Argentina, Italia y España, principalmente, ilustrado por varios dibujantes, entre ellos Lucho Olvera, Ricardo Villagrán, Sergio Mulko, Jorge Zaffino y Carlos Leopardi.
Nippur vivió mil aventuras, tuvo un hijo, Hiras y una hija, Oona.
En su última aventura, ya anciano y barbudo, Nippur se perdió en el desierto, con apenas una alforja, su espada y una lanza.
Reapareció como personaje invitado en la década del 2000, en la serie Hiras, Hijo de Nippur, que dibujó el paraguayo Roberto Goiriz para las revista de la editorial Eura, de Italia.
Los gobiernos de Argentina y Paraguay le dedicaron estampillas de homenaje y existe el proyecto de una película sobre el personaje, a cargo del cineasta argentino Enrique Piñeiro.
La última vez que se lo vio fue en febrero este año, en la forma de un muñeco gigante, en una de las carrozas del carnaval de Encarnación, cuando el club Radio Parque le rindió un emotivo homenaje a Robin Wood, ante el aplauso de la multitud.
Quedan muchas anécdotas, como la de los padres que decidieron poner el nombre de Nippur a sus hijos y debieron pelear con la burocracia judicial para que sea aceptado en los registros oficiales. Uno de ellos está relatado en el libro El cuaderno de Nippur, de la argentina María Vázquez, quien murió de cáncer y dejó el testimonio escrito de su lucha, para que su bebé lo pueda conocer cuando grande. En el prólogo del libro, Robin Wood escribió: “Coloco una flor en su recuerdo e imagino a mi héroe recibiéndola en otro mundo de valientes y bendecidos”.
Es, probablemente, su aventura más bella.

-----------------

(Publicado originalmente en El Correo Semanal de Última Hora, edición del sábado 20 de mayo de 2017).

Nippur, en versión de homenaje por el paraguayo Nicodemus Espinoza.
Nippur, en una carroza del Carnaval de Encarnación 2017.

martes, 18 de abril de 2017

La renuncia…


(Algunas elucubraciones tras la salida del juego del namber uan...).

Por Andrés Colmán Gutiérrez

Tengo el mismo escepticismo que un gran sector de la ciudadanía: No le creo al presidente Horacio Cartes con respecto a su renuncia a la reelección… ni tampoco dejo de creerle.
Como periodista he aprendido a creer en los hechos comprobables. Y en este caso está el hecho concreto de que existe una carta -que se comprobó que es auténtica-, dirigida al arzobispo de Asunción y entregada personalmente el lunes 17 de abril en horas de la siesta, en el que Cartes comunica su decisión de no presentarse “en ningún caso, como candidato a presidente de la República, para el periodo constitucional 2018-2023”. También existe un mensaje grabado, dirigido a toda la Nación, difundido en la noche del lunes, en el que ratifica el mismo compromiso.
Es cierto: no es la primera vez que Cartes asegura públicamente que no le interesa la reelección, y que en las ocasiones anteriores ha pisoteado su propia palabra. Sin embargo, se podría decir que el contexto actual es diferente. Hubo una suma de presiones e intervenciones a nivel local e internacional, que evidentemente le obligaron escribir esa carta, como todo el escándalo generado con el incendio del local del Congreso y el asesinato del joven liberal Rodrigo Quintana, la creciente indignación ciudadana que fue capitalizada por el bando político opositor, pero principalmente el apriete que provino desde El Vaticano y desde el gobierno de Estados Unidos.
Obviamente, la carta en la que comunica su renuncia a la aspiración reeleccionista, Horacio Cartes no la escribió desde su fuero íntimo, sino desde el contexto de quien siente que se le han acabado todas las opciones para seguir con un plan cada vez más resistido. Es por eso que la carta fue dirigida al arzobispo de Asunción, porque desde su siquis de gobernante autoritario, es a este sector y a esta línea de la Iglesia Católica –que llega hasta al Papa Francisco- a quienes reconoce más autoridad en este momento, y a quienes siente que debe dar señales, aunque ello implique echar por tierra al supuesto Estado laico y (una vez más) a las endebles instituciones democráticas del país. Pero esa misma situación hace que, en esta ocasión, lo que ha escrito en la carta, lo exponga y lo comprometa aún más ante la historia política actual. Esta vez no le resultará tan fácil, ni tan impune, volver a pisar eventualmente su propia palabra.
Una observación de las reacciones que produjo entre sus propios colaboradores inmediatos (el entorno del oficialismo de la ANR) y entre sus aliados circunstanciales (Lugo, Llano y sus respectivos entornos), revela que la decisión del presidente los sorprendió a casi todos. Es decir, Cartes ni siquiera se tomó la molestia de avisarles con cierta antelación a quienes estaban jugándose el todo por el todo por la aventura reeleccionista, a quienes los dejó en el aire.
Los senadores Lilian Samaniego y Juan Darío Monges, obviamente, fueron algunos de los pocos que se enteraron minutos antes, tras ser convocados a Mburuvicha Róga, y no les quedó otra opción que salir a improvisar una conferencia de prensa y emitir señales de que el plan de la enmienda supuestamente sigue en pie, para tratar de evitar que se les desbande la tropa, aunque les haya costado explicar para qué seguir arremetiendo con la reelección, si Cartes ya no será candidato. Con ello, solamente lograron instalar la desconfianza en la ciudadanía y desvalorizar el gesto de renuncia de su líder.
El presidente del Partido Colorado, Pedro Alliana, fue mucho más honesto en su apreciación: Sin Cartes, el proyecto de la enmienda ya no tiene mucho sentido. Dejó entrever que se acabará cayendo por su propio peso.
A quienes la sorpresa sorprendió todavía mucho más, es a los hasta hace algunas horas aliados cartistas del Frente Guasu. Probablemente temían que ocurra algo así, pero no se lo esperaban. Eso se vio reflejado en el rostro y hasta en el tono de voz de los senadores Esperanza Martinez, Hugo Richer y Carlos Filizzola, quienes salieron a afrontar la situación ante los medios. No les queda otra que seguir batallando para que su líder, el ex presidente Fernando Lugo, pueda competir en las próximas elecciones, pero saben que no quedan muchas chances de que eso pueda ocurrir. Y saben que es poco lo que les queda, tras esta deserción de su ex socio, que ni siquiera se dignó en avisarles antes sobre lo que iba a hacer.
En las carpas de la oposición a la enmienda, se sintió el mismo boom de la sorpresa. Aunque haya una sensación de victoria en la puja política, persiste el temor de que sea una jugarreta, pero sobre todo hay preocupación, porque de pronto cambiaron totalmente las reglas del juego. Ahora se desvanece el factor que los mantenía unidos y se inicia la verdadera pelea electoral, que será encarnizada y probablemente caníbal.
Un actor clave en este proceso de desactivar la crisis (y de derivar en la renuncia de Cartes a la reelección), fue el presidente de la Cámara de Diputados, el colorado oficialista Hugo Velázquez. Contra todos los pronósticos, demostró ser un político sensato y mesurado, que paró la pelota en el momento más álgido del partido, metió el proyecto de enmienda en el congelador y lo dejó allí, mientras evaluaba los acontecimientos. Fue el único del sector oficialista que salió a dar la cara en un canal de televisión, en la noche del 31 de marzo, cuando todavía ardía el edificio del Congreso, y aportó tranquilidad y prudencia, al prometer que el proyecto no se iba a tratar. Y en medio de toda la desconfianza, en todo este tiempo mantuvo su palabra. Por algo, el emisario del gobierno de Estado Unidos pidió reunirse con él.
¿Qué se viene ahora…?
Primero, terminar de definir el sepelio definitivo de la enmienda. En el oficialismo del Partido Colorado se tiene muy claro que cualquier intento por continuar dándole aire, solo restará un valioso tiempo para el cada vez más corto plazo en la carrera electoral hacia el 2018.
Si Cartes no corre, las posibilidades son muy distintas. Es difícil que se mantenga la unidad del oficialismo, ya que hay varios que pretenden disputar la sucesión, empezando por el vicepresidente, Juan Afara, que con mucha discreción y habilidad ya había inscrito su propio movimiento en la Justicia Electoral para las internas de la ANR, probablemente previendo que esto iba a pasar. Cualquiera diría que el dinero de Cartes impondrá a su delfín o a su Pato Donald, como lo hizo con Alliana en la presidencia de la ANR, pero esta vez el contexto será un poco diferente. Y la sombra de una creciente figura de Marito Abdo en la disidencia colorada, con el padrinazgo del siempre maquiavélico Calé, no es una situación a ignorar.
En la oposición al Partido Colorado, tampoco será muy fácil administrar las diferencias. Se podrá creer que el presidente del Partido Liberal Radical Auténtico, Efraín Alegre, emerge como el principal referente político de la cruzada en contra de la enmienda, pero sería una lectura equivocada. Efraín sigue arrastrando el estigma de haber apoyado el golpe parlamentario contra Lugo en junio de 2012, de haberse visto salpicado por la gran corrupción para respaldar su campaña durante el gobierno de Federico Franco y su estrepitosa derrota electoral ante Cartes, en el 2013. Además, en las internas del PLRA le saldrán rivales hasta debajo de las piedras. Todavía habrá que ver que queda del sector llanista liberal, tras esta debacle.
En las filas de la izquierda y de los partidos pequeños, el panorama es aún más complejo. La división entre el Frente Guasú y Avanza País en torno a la enmienda ha sido profunda y violenta, y ha afectado en oleadas a otras fuerzas más pequeñas: Partido Comunista, Kuña Pyrenda, Convergencia, incluyendo al sector que se ha mantenido al margen de esta disputa, como Paraguay Pyahurá o el Congreso Democrático del Pueblo. Será difícil rejuntar los pedazos para una opción electoralmente potable en el 2018.
El aparente as bajo la manga de la oposición es el actual intendente de Asunción, Mario Ferreiro, que en las últimas encuestas se reveló con gran potencial electoral, en el caso de que Fernando Lugo no pueda competir (y aparentemente, no podrá). ¿Será Mario el gran aglutinador de las dispersas fuerzas no coloradas? ¿Se lo dejaran los liberales, que en su última convención dispusieron que el candidato presidencial sea indefectiblemente un liberal…?

El nuevo “Juego de Tronos” o “House of Cards” a la paraguaya, recién comienza…

lunes, 10 de abril de 2017

Paraguay, el luminoso espejo roto






“El Paraguay es como un gran espejo muy luminoso, que se ha roto en muchos fragmentos…”.  
(Augusto Roa Bastos).
-----------------------------------------

(Una re-elaboración de artículos escritos para medios de prensa internacional…)


Por Andrés Colmán Gutiérrez  - @andrescolman

Habíamos visto tantas cosas en este país, pero nunca se nos ocurrió que veríamos arder al edificio del Congreso Nacional en medio de la noche, rodeado de personas enfurecidas arrojando piedras, rompiendo vidrios, destruyendo documentos, arrancando placas de senadores y quebrándolas ante la llamativa ausencia de policías y la tardía llegada de los bomberos.
Ese simbólico edificio de la República, habitado por una clase política cada vez más desprestigiada, envuelto en llamas ante las cámaras en vivo de la televisión, era a su vez un símbolo fuerte e impactante, al que cada uno le otorgaba su propio particular significado.
¿Fue acaso el incendio del Congreso un caso de vandalismo prefabricado y dirigido como una maquiavélica maniobra política, o fue solamente un espontáneo acto de indignación popular desbordada…?
¿Fue una obra de patoteros infiltrados en medio de una manifestación  que buscaba ser pacífica, un operativo perversamente planificado por los líderes de la oposición para golpear al Gobierno, o un hecho estimulado por el propio líder del Ejecutivo para perjudicar a su hoy principal aliado y su mañana probable principal adversario en una hipotética reelección…?
Más allá de las muchas teorías sobre conspiraciones reales o imaginadas, el Paraguay vuelve a sufrir uno de los momentos más críticos de su endeble y golpeada democracia, con las escenas de una criminal y violenta represión estatal, solo comparable a la peores épocas de la dictadura, con agentes de la Policía tomando por asalto y sin orden judicial la sede del segundo partido político más importante del país y asesinando a sangre fría a un joven dirigente liberal.
El Paraguay se encuentra otra vez fragmentado, pero esta vez con una grieta distinta, más desgarradora. La crisis divide y enfrenta a amistades de toda una vida, a compañeros y compañeras de causa, a militantes de izquierda y de derecha, a colegas y parientes.
Personas que han compartido luchas históricas y que arrastran solidarios lazos afectivos, hoy se atacan unas a otras con insultos y amenazas en las redes sociales de internet y en los grupos de Messenger o WhatsApp, se borran o se bloquean mutuamente en sus cuentas de Twitter o en sus perfiles de Facebook, según cuál sea la postura que asumen, en contra o a favor del proyecto de enmienda de la Constitución para habilitar la reelección  presidencial.
Violadores de la Constitución, ratas de la oligarquía,  asesinos, narcoterroristas, cómplices de Cartes y Lugo, empleaditos de Zuccolillo y Vierci, sicarios mediáticos… son algunos de los epítetos que se intercambian desde uno y otro bando, en una pelea que no solo provoca rupturas afectivas o ideológicas, sino que levanta muros de intolerancia cada vez más altos, cerrando las posibilidades a la reflexión o el diálogo.
¿Cómo diablos hemos llegado a este punto…?
O como diría un personaje de novela de Vargas Llosa: ¿En qué momento se jodió el Paraguay…?
Intentemos buscar juntos algunas respuestas, tratemos de entender lo que hemos vivido y sufrido en estos días y, por sobre todo, busquemos responder la esencial pregunta que nos desvela: ¿Y ahora, qué…?

Panorama tras la primera represión en la tarde del viernes 31. (Foto: Fernando Calistro, ÚH).
El ADN de Caín y Abel

Entre la magia y la maravilla, el Paraguay también arrastra una larga historia de rencillas entre hermanos y compatriotas, como si los habitantes de este territorio mediterráneo lleváramos en nuestro metabolismo el ADN de Caín y Abel.
Veamos una breve lista incompleta: Los lopistas y los legionarios durante la Guerra de la Triple Alianza (1864-1870). Las revueltas entre los saco puku y los saco mbyky liberales en 1922. La Guerra Civil de 1947. Los que apoyaban a la dictadura de Stroessner (1954-1989) y los que estábamos en la resistencia. Los argañistas y los oviedistas en la década del 90. El Marzo Paraguayo de 1999, con dos países enfrentados a muerte en las plazas del Congreso.
Muchos de estos enfrentamientos eran quizás peleas de grandes caudillos, pero también eran choques de proyectos políticos y hasta de modelos distintos de país.
Ante la incapacidad de confrontar con las ideas y con la participación popular democrática, se optaba –se sigue optando- por recurrir a la fuerza, a la ilegalidad y hasta a las armas, dejando casi siempre un lamentable saldo de pérdidas de vidas humanas.
Una gran responsabilidad política en esta larga historia de autoritarismo y violencia la tuvo, y la sigue teniendo, el principal partido político del Paraguay, el de la Asociación Nacional Republicana, Partido Colorado, que sostuvo por 35 años a la dictadura de Stroessner y que siguió gobernando en democracia, con apenas una cosmética reconversión, manteniendo el aparato represivo y la corrupción, además de sumar en las últimas décadas la activa participación de la narcopolítica.
Esa responsabilidad en las prácticas violentas también es compartida por el otro gran partido centenario, el Partido Liberal, que junto a su heroica tradición de resistencia ante la dictaduras también promovió, a través de la historia, varios golpes de Estado, revoluciones y guerrillas.
Tampoco hay que olvidar a las fuerzas políticas de izquierda, que en su clásica concepción de la toma del poder, hasta hace poco tiempo seguían incluyendo la opción por la lucha armada.

El diputado liberal Edgar Acosta, herido por policias, el viernes 31. (Foto Última Hora).

El quiebre de Lugo y el caso Curuguaty

Gran parte de la crisis que hoy padecemos tiene sus raíces en el cambio político ocurrido en abril de 2008, cuando el ex obispo Fernando Lugo, al frente de una alianza entre el Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) y agrupaciones de izquierda, ganó las elecciones y puso fin a seis décadas de permanencia del Partido Colorado en el poder.
El gobierno de Lugo cumplió poco de lo prometido en su campaña electoral, pero le dio un sentido de gratuidad a la salud pública, mejoró las políticas de asistencia a sectores humiles y vulnerables de la población y otorgó una proyección popular a la cultura desde el Estado. Se desgastó en rencillas internas, sufrió los escándalos de las revelaciones sobre sus hijos presuntos o verdaderos y su mayor error fue descuidar la alianza con sus socios liberales, creyendo quizás que la izquierda tendría la fuerza suficiente para sostenerlo.
La masacre de Curuguaty, el 15 de junio de 2012, que dejó 11 campesinos y 6 policías muertos, fue maquiavélicamente aprovechada por una mayoría de legisladores colorados y liberales, junto a otros aliados, para expulsarlo del poder, con un golpe parlamentario revestido de juicio político express, dejando la presidencia al liberal Federico Franco, cuyo gobierno fue un festín de corrupción que abrió las puertas  para que el Partido Colorado retorne al gobierno en el 2013, de la mano del controvertido y multimillonario empresario outsider Horacio Cartes. 
Aquel golpe a la institucionalidad democrática, además de ocasionar sanciones internacionales al Paraguay, dejó heridas profundas en la sociedad. Se instaló una nueva división entre golpistas y anti-golpistas, se replanteó una cultura de la resistencia ante un reinventado gobierno colorado que avanzaba como aplanadora con su imagen de modernidad, eficiencia empresarial y macroeconomía neoliberal exitosa, logrando aprobar leyes de militarización y alianzas público privadas, mientras se criminalizaba la lucha social y se intentaba frenar y perseguir todo proyecto con olor a socialismo.
Uno de los conflictos más traumáticos en esta etapa fue la farsa del juicio sobre la masacre de Curuguaty, totalmente parcial y politizada, que solo investigó la muerte de los 6 policías y no de los 11 campesinos, condenando a los labriegos a altas penas carcelarias, reafirmando la imagen de una Justicia totalmente sometida al mismo poder político y económico que había dado el golpe contra Lugo.
En todos estos años, las piezas del ajedrez político se fueron moviendo con pintorescas e insólitas variantes:
-Un sector importante los liberales, liderados por Blas Llano, se volvió aliado del oficialismo colorado, mientras otro sector, liderado por Efraín Alegre, se declaró opositor.
-Un sector importante de los colorados, liderados por Marito Abdo, rompió su alianza con el cartismo y se convirtió en la principal disidencia interna.
-La izquierda que acompañó a Lugo en el gobierno se fue fragmentando, esencialmente en dos bloques: el Frente Guasu, donde Lugo continua como líder, y Avanza País, en donde emergió como principal figura el actual intendente de Asunción, Mario Ferreiro. Los partidos más pequeños, como UNACE,  PDP, Encuentro Nacional, Patria Querida y el febrerismo, se fueron posicionando en distintos bandos.
En este singular Juego de Tronos o House of Cards “a la guaraní”, Horacio Cartes perdió su mayoría en el Senado pero la conservó en Diputados, instaurándose una sorda guerra política que fue creciendo en intensidad, hasta que a mediados de 2016, el oficialismo colorado se dio cuenta de que Cartes debía continuar en el poder, por lo cual decidió impulsar contra viento y marea la enmienda de la Carta Magna, a fin de introducir la figura de la reelección.
La Constitución redactada en 1992, a pocos años de la caída de la dictadura, estableció en su artículo 229 que la reelección presidencial no podría ocurrir “en ningún caso”. El espíritu de este artículo era impedir que el entonces presidente militar, el general Andrés Rodríguez, sucumbiera a la tentación de ser reelecto y eternizarse en el poder, emulando a su consuegro Alfredo Stroessner, a quien él había derrocado tras 35 años de dictadura. 
Se suponía que cuando se instaure plenamente la democracia y solo hubiese presidentes civiles, ese especial artículo sería modificado, habilitando sin problemas la reelección.
Pero, en 27 años, eso no llegó a suceder…

El conflicto paraguayo en las pantallas de la televisión mundial.

La obsesión por el poder

Lo irónico es que la mayoría de los actores políticos paraguayos, así como los propios ciudadanos, no estamos en contra de la reelección. 
Es más, coincidimos plenamente en que la Constitución debe ser reformada, incorporando no solo a esta figura, sino a varias otras: revocatoria de mandato, ballotage, exclusión de listas sábanas, limitar periodos legislativos, etc. Solo que esta modificación debe hacerse en forma debida y sin violentar las normas.
Es decir, si el señor Horacio Cartes hubiese convocado en los primeros años de su gobierno a una Convención Nacional Constituyente para reformar la Constitución, tras un consenso con todos los partidos y sectores organizados de la sociedad, no hubiera hallado mucha resistencia, y él –al igual que los demás ex presidentes-, hubieran podido competir libre y democráticamente en las elecciones generales del 2018.
Pero lamentablemente no ocurrió así. El tema no le importó, ni a él ni al resto de la clase política. Todas las veces en que grupos de ciudadanos presentaron iniciativas para que se reforme la Constitución, éstas simplemente fueron enviadas al congelador. El propio Cartes, en las ocasiones en que los periodistas le consultaron, aseguró que no le interesaba para nada ser reelecto, ya que “la Constitución no lo permite”.
Pero aparentemente hay un bichito que inocula la obsesión por el poder y acostumbra picar a los mandatarios en su tercer o cuarto año de mandato. Es probablemente lo que le ocurrió al presidente Nicanor Duarte Frutos (2003-2008), recordado por un relativo buen gobierno en sus dos primeros años, pero al tercero empezó a derrapar y atropellar con todo, en su delirio por ser reelecto, lo cual le costó quedar en la historia como “el mariscal de la derrota”, al haber precipitado la caída electoral del partido colorado.
Picado por el mismo bichito, Horacio Cartes al principio trató de ocultar sus ganas, dejando que sus bases reclamen su reelección en cada acto de gobierno, en una campaña que fue subiendo de tono, hasta que la propia Convención Colorada de octubre de 2016 oficializó la campaña en busca del rekutu (en lengua guaraní significa literalmente: volver a clavar, hincar, apuñalar).
En el proceso, Cartes encontró a un inesperado aliado: el ex presidente Fernando Lugo, a quien él ayudó a derrocar por un golpe parlamentario en 2012, actual senador electo, quien tras ver que la mayoría de las encuestas le daban una alta intención de votos, también se encarameló con la posibilidad de retornar al poder. A la cruzada se sumó un tercer mosquetero, Blas Llano, ex presidente del PLRA, quien tras quedar relegado electoralmente como oposición interna en su partido, se embarcó en el proyecto Lugo 2018.
Un manifestante observa el incendio del Congreso desde un sillón robado del interior. (Foto: José Molinas, ÚH). 
Durmiendo con el enemigo.

El caso de Fernando Lugo resulta algo esquizofrénico, desde el punto de vista político.
El ex obispo siempre mantuvo una postura crítica contra la reelección, ya que fue precisamente su participación en una campaña contra el rekutu del colorado Duarte Frutos la que lo catapultó a la presidencia, en 2008. Como senador, tras ser destituido de la presidencia, su voto también ha sido constante en contra de la enmienda.
Entonces, ¿cómo respaldar una campaña a favor de su propia reelección, cuando él siempre estuvo en contra de esa posibilidad? ¿No sería demasiada incoherencia…? 
La estrategia fue que Lugo siga sosteniendo no estar de acuerdo con la enmienda de la Constitución, mientras sus cuatro senadores del Frente Guasu se aliaban con el cartismo y el llanismo para operar a favor de dicha enmienda, con el argumento de que el ex obispo es el único líder con una opción socialista, capaz de enfrentar y de vencer al modelo neoliberal de los colorados.
En el segundo semestre de 2016, Lugo empezó una gira por el interior del país, realizando actos políticos en varios lugares, “para hablar con la gente”, acción que el Partido Colorado denunció en noviembre de 2016 ante la Justicia Electoral como “campaña electoral engañosa”. Después, cuando se consumó la alianza con el Frente Guasu, se olvidaron de la denuncia.
Al principio, el abogado Marcos Fariña, asesor jurídico de Fernando Lugo, sostuvo la tesis de que el ex obispo no necesitaba de ninguna enmienda de la Constitución para presentarse a elecciones, ya que al haber sido derrocado antes de culminar su mandato, no entraba en la categoría de los demás ex presidentes y estaba habilitado para competir electoralmente. Esta peculiar interpretación de la Constitución despertó la burla de la mayoría de los juristas y hasta se inventó el término “fariñear” como sinónimo de distorsionar la Ley.
Al parecer, aunque la mayoría de los seguidores de Lugo repetían el mismo argumento, no estaban tan convencidos de su validez y “para asegurar” se embarcaron en la alianza con el cartismo y el llanismo, al principio en forma oculta y casi vergonzosa, pero luego ya abiertamente asumida.
Cartes y Llano fueron dos de los principales políticos que impulsaron el golpe parlamentario que destituyó a Lugo en 2012, pero ante los insistentes reclamos por la incoherencia de asociarse con sus ex verdugos, el ex obispo respondió católicamente que había llegado “el tiempo de perdonar”.

Huellas de la noche en que ardió el Congreso. (Foto: Andrés Colmán Gutiérrez).

¿Violamos las reglas…?

El proyecto de la enmienda tuvo un largo proceso de incubación, mientras se negociaban términos y condiciones entre los tres sectores aliados.
Desde el frente opositor, en el que coincidían la disidencia colorada, el oficialismo liberal y legisladores de partidos más pequeños, también se fueron diseñando estrategias para intentar frenar el proyecto reeleccionista.
En esta pulseada política, los opositores y disidentes dieron un golpe maquiavélico en agosto de 2016, cuando en una sesión extraordinaria del Senado madrugaron al oficialismo y a sus aliados, presentando ellos mismos un proyecto de Ley de enmienda de la Constitución para introducir la reelección, lo votaron y lo rechazaron en la misma sesión. De este modo buscaron evitar que se pueda presentar otro proyecto hasta agosto de 2017, ya que el reglamento legislativo dispone que no es posible dar entrada a algo similar hasta dentro de un año. Los oficialistas sostienen que aquella jugada fue ilegal.
Desde ese momento, el oficialismo y sus aliados amenazaron que presentarían igual el proyecto de enmienda, aunque las normas ya no lo permitían. Para ello empezó una verdadera “cacería de votos”, con alzas de cotizaciones en la bolsa política, para tratar de alcanzar los 23 votos que precisaban en el Senado y buscar imponer la aprobación del proyecto por la vía de los hechos consumados.
Se trató de dar legitimidad con una campaña de recolección de firmas a favor de la enmienda. En abril de 2017, el vicepresidente de la República, Juan Afara, junto a varias autoridades del Gobierno y del Partido Colorado, entregaron a la Justicia Electoral planillas con las firmas de más de 340.000 ciudadanos solicitando la enmienda. Sin embargo, tras un minucioso examen, se descubrió que 1.142 firmas eran de personas que ya murieron, 19.000 de no inscriptos en el Registro Cívico Permanente, más de 27.000 eran dobles firmas y 13.000 firmas coincidían con el nombre y apellido. Se sumaron denuncias de personas asegurando que se les obligó a firmar con engaño o bajo coacción, por tratarse de funcionarios públicos o de pobladores humiles que reciben subsidios. El caso acabó en un gran escándalo y en una denuncia formal ante la Justicia, que hasta ahora no resolvió la cuestión.

El edificio del Congreso, al día siguiente del incendio. (Foto: Andrpés Colmán Gutiérrez).

El estallido de la crisis

La crisis estalló el martes 28 de marzo de 2012, cuando los 25 senadores que responden a la alianza de Cartes, Lugo y Llano violaron las normas legislativas y en la práctica instalaron un “Senado paralelo”.
Para ello, ante la resistencia del presidente del Senado, Robert Acevedo, y el vicepresidente primero, Eduardo Petta, ambos del sector opositor, de declarar una sesión extraordinaria y admitir un proyecto de modificación de reglamento interno de la Cámara, el vicepresidente segundo, el colorado Julio César Velázquez, que en ese momento respondía al sector cartista, elevó la voz y declaró abierta la sesión extraordinaria, en medio de un escándalo de gritos y acusaciones. En seguida dio entrada al proyecto y lo giró a comisiones.
El incidente fue transmitido en vivo por la televisión y pudimos ver perfectamente que la argucia empleada por Velázquez era claramente  ilegal, ya que ni el presidente, ni el vicepresidente primero se habían ausentado del recinto, por lo tanto él no tenía atribuciones para sustituirlo, pero ese “detalle” no les importó a ninguno de los 25 senadores “pro-enmienda”, que luego se reunieron a puertas cerradas en la bancada del Frente Guasu y realizaron otra sesión paralela, en la que aprobaron con mucha rapidez su propio proyecto metido por la ventana, modificando el reglamento del Senado en tres artículos; los que ellos necesitaban para dar entrada y para aprobar el proyecto de la enmienda de la Constitución.
Esa acción abiertamente violatoria del martes 28 generó mucha indignación ciudadana, que se cristalizó en una gran marcha que reunió a unas 4.000 personas en la noche del jueves 30, con una caminata desde la Plaza Uruguaya hasta la Plaza de Armas, frente al Congreso. Allí, los principales líderes de la oposición y la disidencia llamaron a estar alertas, ante otra inminente maniobra para aprobar la enmienda.

Una imagen que recorrió el mundo: (Foto: José Molinas, ÚH).

La  noche en que ardió el Congreso

En la tarde del viernes 31 de marzo, los 25 senadores de la alianza Cartes-Lugo-Llano volvieron a reunirse en una pretendida “sesión extraordinaria” del Congreso, excluyendo a los otros 18 senadores opositores y disidentes, desconociendo la autoridad del presidente. A velocidad vertiginosa, aprobaron el proyecto de enmienda.
Tras conocerse la maniobra, grupos de ciudadanos acudieron a protestar ante la sede del Congreso, pero una fuerte dotación de policías cerró el paso. Al intentar cruzar las barreras, los agentes dispararon balines de goma a los cuerpos y rostros de los manifestantes, destrozando la mandíbula del diputado liberal Edgar Acosta, hiriendo al presidente del PLRA, Efraín Alegre y a un custodio que protegía al presidente del Senado, Robert Acevedo.
La salvaje represión fue observada en directo por televisión, motivando que más personas acudan a la plaza. La policía comenzó a replegarse cuando un grupo de manifestantes atropelló las vallas del Congreso, y tras romper las puertas ingresó al local, provocando serios destrozos y arrojando bombas molotov. En pocos minutos brotaron llamaradas de fuego en toda la primera planta.
“Se incendia el Congreso, parece toda una obra de arte de alta belleza estética”, comparó el músico Luis Szarán, director de la Orquesta Sinfónica Nacional de Asunción. En medio de la preocupación generalizada, muchas personalidades, en sus posteos en las redes sociales, consideraron que se estaba cumpliendo una especie de “justicia poética” contra una clase política caída en el desprestigio.
Al otro lado de la ciudad, un fastuoso escenario estaba listo para recibir al presidente Horacio Cartes a inaugurar el flamante mayor viaducto de Asunción, construido con una inversión de 22 millones de dólares. 
“Presidente: No nos abandones, queremos que continúes. El pueblo pide la reelección”, rezaban los carteles, que iban a coronar el lanzamiento de la campaña por un nuevo mandato. Ante el escándalo generado, Cartes prefirió no asistir y mandó al vicepresidente Juan Afara. El impacto propagandístico del “súperviaducto” quedó opacado por el incendio del Congreso y por las trágicas consecuencias que le siguieron.

El flamante viaducto iba a marcar el lanzamiento de la reelección, No pudo ser. (Foto: ÚH).
Policía en el local del PLRA tras disparar a Rodrigo Quintana. (Foto captura de video de seguridad).

La policía sale de cacería

-¡Han incendiado el Congreso…! ¿Cuántos detenidos hay?-, preguntó un asesor del presidente Cartes al comandante de la Policía Nacional, Críspulo Sotelo, poco antes de la medianoche del viernes.
-Todavía, ninguno…-, fue la respuesta del jefe policial. La enérgica orden que sobrevino fue salir a cazar prisioneros.
En una de las noches más negras que se recuerdan en los últimos años del Paraguay, los diversos cuerpos policiales efectuaron una redada indiscriminada por las calles céntricas, ignorando los más elementales derechos cívicos.
Además de capturar a muchos manifestantes en los alrededores del Congreso, procedieron a arrestar a personas que caminaban por las calles o que estaban cenando en bares céntricos. También varios automovilistas fueron interceptados por las patrullas policiales, obligados a descender y tumbarse cuerpo a tierra. Muchos fueron golpeados, esposados y conducidos a las comisarías. En total, 211 personas resultaron detenidas, muchas sin haber participado de la manifestación. Varios denunciaron haber sido torturados y que durante los agentes policiales les robaron sus pertenencias, especialmente dinero y teléfonos móviles celulares.
El episodio más criminal ocurrió a las 0.22 de la madrugada del sábado 1 de abril, en la sede del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), uno de los dos partidos más antiguos e importantes en la historia del Paraguay. Más de 30 policías ingresaron al local, sobre la calle Iturbe, sin portar orden judicial, rompiendo la puerta a golpes y efectuando disparos, provocando una corrida generalizada de quienes se hallaban adentro, principalmente jóvenes militantes de la organización política.
Rodrigo Quintana, un dirigente de 26 años de edad, presidente de un comité político del interior del país, fue alcanzado por un disparo de escopeta con balines de plomo, que le dejó 8 impactos en el cuerpo y lo dejó tendido en el piso. Las grabaciones de la cámara de vigilancia del local muestran que uno de los policías, luego identificado como el suboficial Gustavo Florentín, de la Agrupación de Seguridad, es quien dispara a Rodrigo y, tras verlo caído, lo pisa y lo deja agonizante. Los demás ocupantes son detenidos y arrojados cuerpo a tierra, a ninguno se le permite ayudar al compañero herido, hasta que el mismo muere irremediablemente, sin recibir auxilio.
Nunca, ni en las peores épocas de la dictadura, en el directorio de nuestro partido fuimos víctimas de una acción tan salvaje y arbitraria, totalmente fuera de la Ley”, asegura el presidente del PLRA, Efraín Alegre.
El escándalo del crimen provocó la destitución del ministro del Interior, Tadeo Rojas, y del comandante policial, Críspulo Sotelo. El Gobierno trató de presentar como único culpable al suboficial Florentin, pero diversas grabaciones en video demuestran que toda la cúpula policial estuvo involucrada en el ilegal operativo represivo.

Una versión más breve de este artículo, publicado en el semanario uruguayo Brecha.

El diálogo que no fue posible

En medio de una creciente indignación ciudadana, tras recibir una exhortación del Papa Francisco y de la embajada de Estados Unidos, el presidente Horacio Cartes se vio obligado a convocar a una mesa de diálogo con los titulares de ambas cámaras del Congreso y  los presidentes de partidos políticos, con la mediación del arzobispo de Asunción, monseñor Edmundo Valenzuela.
La primera reunión se realizó el miércoles 5, tras lo cual los opositores y disidentes comunicaron que no iban a continuar, debido a que Cartes y sus aliados no están dispuestos a echarse atrás con su plan de aprobar la enmienda y convocar al referendo para decidir la reelección. El viernes 7 hubo una segunda reunión, pero solo acudieron a la mesa los oficialistas.
La tensión en las calles ha vuelto a cobrar intensidad. Las manifestaciones ciudadanas y los escraches contra los pro-enmienda se suceden en Asunción y en diversas ciudades del interior, pero también el Frente Guasú y los partidarios del Gobierno realizan sus propias movilizaciones para apoyar la enmienda. Mientras, se espera que la Corte Suprema de Justicia –generalmente muy servil al Gobierno- resuelva una acción de inconstitucionalidad presentada por los opositores y disidentes, pidiendo de declare ilegal las sesiones del “Senado paralelo”.

Las grietas en la fachada del edificio del Congreso paraguayo.
Lo que habrá que reconstruir…

Lo que está sucediendo no es solamente una crisis política, sino una crisis de los políticos en general, especialmente de los partidos con representación parlamentaria.
Si en el Congreso todavía existían unos pocos referentes que podían encender ideales de cambio, con actitudes éticas distintas a las de los políticos tradicionales, esta vez acabaron por confundirse todos en la misma debacle. Seguramente tendrán caudal electoral y conquistarán votos en las próximas elecciones, pero lo harán bajo la cada vez más clara percepción ciudadana de que son parte de la misma podredumbre que alguna vez prometieron combatir y erradicar.
Lo que ocurre ya no es solo una maquiavélica pelea entre dos grupos políticos, por el botín del poder. Ya no importa tanto si se viola o no (una vez más) la Constitución. La grieta se nos ha metido en el alma del Paraguay, y nos afecta a todos, incluyendo a quienes optan por no involucrarse, a quienes creen que esta no es su lucha.
Gane quien gane esta pelea, el que pierda será el Paraguay. 
Nos dejarán la inmensa tarea de cerrar la grieta, de reconstruir entre las ruinas del incendio. 
La única ventaja es que esta no será la primera vez que lo hacemos, a lo largo de nuestra desgarrada historia.
La buena noticia es que cuando todo se deshace, se puede construir de nuevo. Llevará más tiempo, pero hay mucha buena semilla sembrada en experiencias dispersas que deben juntarse, superar divisiones y prejuicios, encontrar puntos de coincidencia.
Hay una generación por fuera de la vieja política que demostró ideales y coraje cívico en las revueltas universitarias, en las tomas de los colegios secundarios por una mejor educación, o en la colorida última movilización de las mujeres por el 8M.
Hay testimonios de organización, construcción de proyectos alternativos y valores igualitarios expresados dignamente en la reciente marcha campesina, aun entre el show de la crisis legislativa.
Hay ideas nuevas abriéndose campo en muchos sectores del arte y la cultura, de emprendedores juveniles y empresariales.
¿Cómo hacer para que se encuentren, dialoguen, tengan una representación política diferente con real fuerza para transformar la sociedad...?
Ese es el desafío…