sábado, 14 de julio de 2018

Adiós al "Citizen Kane" paraguayo



El periodismo paraguayo era gris, despersonalizado y desapasionado... hasta que apareció el diario ABC Color en 1967.
Su director y propietario, el empresario Aldo Acero Zuccolillo, no sólo introdujo el entonces moderno sistema de impresión offset, el tamaño tabloide y el uso del color, sino también la modalidad del ejercicio profesional de la comunicación.
Aunque nació bajo la sombra protectora de la dictadura stronista, ABC Color paulatinamente empezó a despegarse hasta volverse el más incómodo medio opositor. Y en aquel periodismo crecientemente crítico que ejercían en sus páginas queridos maestros como Alcibiades González Delvalle o Jesús Ruiz Nestosa, no solamente nos inspiramos quienes seríamos los periodistas de las siguientes generaciones, sino los propios periódicos que nacerían como su competencia -Última Hora, Hoy, Noticias...- serían creados a imagen y semejanza o reflejo deformado de ABC Color.
Aldo Zuccolillo fue nuestro Citizen Kane, aquel peculiar personaje que el cineasta norteamericano Orson Welles inmortalizó en una célebre película, inspirada en el poderoso magnate de la prensa William Randolph Hearst. Nadie como él supo construir poder desde la prensa y ejercerlo cotidianamente, para bien o para mal. Como las grandes personalidades de nuestra historia, supo inspirar pasión, odio, temor, admiración... y forjó una línea editorial esencialmente conservadora pero implacable en sus objetivos.
Con la muerte de Acero se cierra un ciclo no sólo de la historia del periodismo paraguayo, sino de la historia contemporánea del Paraguay. Su legado queda patente en un conglomerado de medios con mucha inversión y apuesta al futuro, pero al que le faltará su presencia omnisciente en la Redacción, impartiendo líneas, dirigiéndo campañas, pero principalmente contagiando con su energía y con su peculiar manera de entender el periodismo.
En los 40 años de Última Hora lo habíamos elegido entre los 40 protagonistas de este tiempo histórico. De esa publicación es el recorte que ilustra estas líneas.
A la familia Zuccolillo y a los colegas de ABC Color nuestras respetuosas condolencias...

lunes, 9 de julio de 2018

Las destinadas en Yhú: Operación rescate de una historia olvidada




Más de 2.000 personas fueron confinadas por el mariscal López en 1869. El lugar estuvo perdido por mucho tiempo. A 150 años, el Municipio busca convertirlo en patrimonio histórico y sitio de atracción. Además, una historia en cómic relata esa poco conocida epopeya.  

Andrés Colmán Gutiérrez @andrescolman

Fotos y video: Desirée Esquivel

El 21 de marzo de 1869, en los meses finales de la Guerra de la Triple Alianza (1864-1870), un contingente de 2.021 personas, principalmente mujeres, ancianos y niños, empezaron a llegar a la entonces lejana villa de Yhú enviadas en confinamiento por el mariscal Francisco Solano López, por ser familiares de los presuntos traidores, juzgados en los tribunales de sangre de San Fernando.
“A todas las traidoras que iban llegando a Yhú, el juez de paz les anotaba minuciosamente en un libro y les notificaba que bajo ningún pretexto podían alejarse del pueblo a la distancia de una legua, en todas las direcciones, so pena de ser consideradas como desertoras y penadas con lanceamiento”, relata Héctor Francisco Decoud, quien era un niño de 10 años cuando acompañó a su madre Concepción Domecq y a otros familiares en el largo calvario.
Las destinadas permanecieron en Yhú desde marzo hasta setiembre de 1869. El sitio del caserío en donde fueron ubicadas quedó en los relatos orales como Destinada Campamento Kue, pero su ubicación se había perdido en la memoria colectiva.
Tras la publicación de una historieta de Andrés Colmán y Enzo Pertile en el álbum de cómic Epopeya Guerra Guasu en 2016, Eladio Jara, padre del actual intendente municipal de Yhú, Arturo Jara Espinoza, ayudó a encontrar el sitio, un campo desolado a 3 kilómetros del centro urbano, al costado de la flamante ruta 13. 

Así se ve actualmente el lugar donde estuvo el campamento de las destinadas, en Yhú.
RESCATE. “Es una parte de la historia de la que no se quería conocer tanto, hasta hace poco. Ahora los jóvenes tienen otra visión y es necesario rescatar esta memoria”, dice el intendente Jara, quien busca recursos y apoyo para convertir el lugar en patrimonio histórico y en un sitio de atracción.
"La idea es construir un monumento recordatorio sobre la ruta 13, a la entrada de la ciudad, frente al lugar donde estuvo el campamento, y poder inaugurarlo en el 2019, cuando se cumplirán los 150 años del paso de las destinadas por Yhú”, destaca.
 Eusebio Jara, bisabuelo del intendente, era un niño que pudo presenciar el episodio de las destinadas en 1869 y fue su relato oral, transmitido a sus descendientes, el que ayudó a ubicar el sitio exacto donde estuvo el campamento, al igual que un antiguo cementerio en las cercanías de la Laguna Verá, un espejo de agua que actualmente es también un sitio de atracción natural en las afueras de Yhú.

HEROÍNA. Junto a la puesta en valor del antiguo campamento de las destinadas, las autoridades también buscan rescatar la figura de María Ana Paredes de Villagra, una pobladora yhuense de la época, que es mencionada en las memorias de la madama francesa Dorotea Duprat de Lasserre, una de las sobrevivientes de aquel episodio, como una mujer que desafió las prohibiciones para brindar ayuda humanitaria a las cautivas en la “cárcel sin murallas”.
En sus apuntes, publicados por primera vez en 1871, madama Dorotea relata: “Nunca me olvidaré de esa campesina, de maneras nobles y bondadosas, reuniendo en sí todas las cualidades de una gran señora, que aunque en camisa y haciendo toda clase de trabajos puede sin recelos ocupar un buen lugar en un palacio. Me la figuro siempre con su sonrisa buena y su porte gracioso y majestuoso a la vez, trayendo a mamá el almuerzo a la cama. La mujer que describo es una paraguaya, una excepción, se llama María Ana Paredes de Villagra, nacida y criada en Yhú. Esa mujer me hizo pasar el tiempo sin sentirlo”.
Yhú, a 50 kilómetros de la ciudad de Caaguazú, pudo romper el aislamiento de largas décadas con la culminación del asfaltado de la ruta 13, que se conoció como “la ruta de la mentira” por las promesas incumplidas. La vía conectará con la ciudad de Ypejhú, Canindeyú, en la frontera con Brasil.
Recuperar nuestra rica historia de la época de la Guerra Guasu nos permitirá ofrecer nuevos atractivos a los visitantes”, sostiene Arturo Jara.

Con Arturo Jara Espinoza, intendente municipal de Yhú, en la histórica Laguna Verá.
Portal de entrada a la ciudad de Yhú, desde a ruta que llega de San Joaquín.
RESIDENTAS 
Una historia en cómic, con guion de Andrés Colmán Gutiérrez, dibujos de Enzo Pertile y colores de Edgar Arce, publicada en el álbum Epopeya Guerra Guasu en octubre de 2016, bajo la edición de Javier Viveros.  














Paraguay en el cómic: Black Panther y Wonder Woman salvan a Asunción



De los muchos espacios posibles, un súper héroe (Black Panther o Pantera Negra)  y una súper heroína (Wonder Woman o La Mujer Maravilla), célebres personajes de la dos editoriales de cómic más grandes del mundo, la Marvel y la DC Comics –que recientemente vivieron el estreno de sus primeras grandes películas, con muy buena recepción de crítica y público-, han elegido coincidentemente a la ciudad de Asunción como lugar de sus aventuras. Hasta entonces, Paraguay casi no ha sido escenario de grandes producciones del cómic internacional.


Andrés Colmán Gutiérrez - @andrescolman

Es noviembre de 2017. En la capital del ficticio reino sudafricano de Wakanda, el rey T'Chaka informa a su hijo, el príncipe T'Challa (quien lleva pocas semanas de asumir el manto del súper héroe y defensor de su pueblo, Black PantherPantera Negra) que en un lejano país sudamericano llamado Paraguay, y más concretamente en la capital, Asunción, un grupo de mercenarios mantienen capturados a varios rehenes, entre los que se encuentran dos turistas wakandianos.
T’Challa debe partir de inmediato hasta Asunción para rescatar a sus compatriotas. Al abordar la nave se encuentra con la guerrera Okoye, líder de la Dora Milaje (la guardia personal del gobernante de Wakanda), quien ha sido instruida por el rey para acompañar al príncipe, protegerlo y a la vez controlar su desempeño.
Así comienza Black Panther: Prelude, una saga en historietas o cómic book en dos partes, que la prestigiosa editorial Marvel de Estados Unidos lanzó en octubre y en noviembre de 2017, con guion de Will Corona Pilgrim, dibujos de Anapaola Martello y colores de Jordan Boyd, como una historia de introducción (o preludio) a la película Black Panther de la Marvel Studios, que se estrenó en febrero de 2018,  dirigida por Ryan Coogler y protagonizada por Chadwick Boseman, Michael B. Jordan, Lupita Nyong'o, Danai Gurira, Martin Freeman, Angela Bassett, Forest Whitaker y Andy Serkis, entre otros.
La historia del cómic tiene directa relación con la película y lo curioso es que se haya elegido a la ciudad de Asunción como el escenario para la historia que dispara la trama, ya que el Paraguay ha aparecido muy raras veces como espacio de aventuras para las grandes producciones del cómic internacional.
En la primera entrega de Black Panther: Prelude, Anapaola Martello dibuja como ícono reconocible de la ciudad al histórico edificio de la Estación Central del Ferrocarril Carlos Antonio López, construido en 1859 por los arquitectos Alonso Taylor (inglés) y Alejandro Ravizza (Italiano). Los autores de la serie ubican en un edificio próximo a la estación el lugar donde los mercenarios mantienen cautivos a sus rehenes.
Unos cuadros más adelante, en horas de la noche, la nave de Black Panther sobrevuela el cielo de Asunción y desde el aire se distingue perfectamente la forma del también histórico Palacio de López, sede del Gobierno, junto a la Bahía.
Luego la nave se posiciona encima de la Estación del Ferrocarril y se ve descender al súper héroe y su compañera Okoye, iniciando una pelea con los mercenarios, para liberar a los rehenes. La persecución de los villanos se extiende hasta un muelle en el puerto de la ciudad, en donde la rigurosidad de la documentación del dibujante ya no es tan estricta, porque el muelle parece más marítimo que el que existe sobre el río Paraguay.  

Black Panther: Prelude, de la Marvel Comics
Otra visita, esta vez de Wonder Woman.

La inclusión de Asunción como escenario de otra aventura súper heroica se repite en junio de 2018, cuando la editorial norteamericana DC Cómics, principal competencia de la Marvel, lanza la revista Wonder Woman #49, cuarta entrega de la saga Wonder Woman: The Dark Goods (La Mujer Maravilla: Los dioses oscuros). La historia lleva guion de James Robinson, dibujos de José Merino y colores de Rómulo Fajardo Jr.
La saga se inició en mayo de 2018 en la revista Wonder Woman #46, con la aparición de unos extraños nuevos dioses griegos que llegaron a la tierra, conocidos como Los Dioses Oscuros, liderados por el Rey Best, con otros integrantes como Karnell, Savage Fire, Mob God y el Dios Sin Nombre, quienes empiezan a atacar y a destruir varias ciudades del planeta.
Junto a su hermano Jason y su compañero Steve Trevor, con otros aliados, como la también heroica Supergirl, la Mujer Maravilla los enfrenta en varios escenarios.
En la parte final del cuarto episodio, cuando Diana se encuentra en la nave de Steve Trevor, recibe la confirmación de que su hermano Jason está luchando contra una de los dioses oscuros, la poderosa Savage Fire (Fuego Salvaje) sobre el cielo de la capital del Paraguay, Asunción.
Un cuadro panorámico muestra un paisaje muy reconocible del centro histórico de Asunción, con el edificio del Banco Nacional de Fomento (frente a la Plaza de la Democracia) ardiendo en llamas. Más atrás, el rascacielos del edificio San Rafael también sufre los daños del ataque. Gran parte de la ciudad se muestra afectada por el fuego y el humo.
La Mujer Maravilla vuela raudamente y llega hasta Asunción. Esta vez, el cuadro panorámico muestra una vista aérea de la nueva zona comercial top de la ciudad, con los modernos edificios del World Trade Center (Centro de Comercio Mundial), también ardiendo en llamas.
En seguida, Wonder Woman es atacada por su hermano Jason, quien aparentemente está bajo control mental de los dioses oscuros y ella cae en una zona de verdes serranías, que podría ser perfectamente la zona de cordilleras próxima a la capital. El capítulo concluye con una Mujer Maravilla caída en territorio paraguayo. El desenlace se conocerá en Wonder Woman #50.

Escena de Wonder Woman #49 y foto gentileza.
Visibilidad en el gran mercado del cómic

No existen aún datos acerca de las razones por las que los guionistas, dibujantes y editores de ambos personajes estrellas de las dos editoriales de cómics más importantes de mundo decidieron tomar a Asunción como escenario para sus recientes aventuras.
El dibujante Carlos Arguello, quien dibujó obras con el popular personaje Tarzán para editoriales norteamericanas, cree que alguno de los artistas ha visitado Asunción y por eso decidieron usar a la ciudad como escenarios. Otros colegas consideran que simplemente necesitaban ambientar la aventura en algún lugar lejano y exótico de Sudamérica y la capital del Paraguay les pareció una opción válida.
Tanto Arguello como su colega Dany Zayas, que compartieron los primeros datos sobre estas publicaciones en el grupo  Cómic en Paraguay de la red social Facebook, consideran que la inclusión de paisajes asuncenos en las revistas de ambos personajes, que gozan de mucha popularidad a nivel mundial, le otorga mayor visibilidad a nuestro país y hasta podría ser un punto de apoyo para dar a conocer la obra de creadores del cómic nacional.
“Paisajes urbanos de Asunción, Paraguay, en los cómics internacionales. ¡Existimos!”, posteó por su parte el guía de turismo Mario Ricardo Martínez Cáceres.

________________________
Aquí se puede leer la revista "Black Panther: Prelude #1".


----------------------
Aquí se puede leer la revista "Wonder Woman #49".



jueves, 5 de julio de 2018

Las reinas de nuestra familia



Hortensia Espinoza y Luisa Gutiérrez son las dos hermanas de mi madre que siguen vivas, exponentes de una estirpe de mujeres que sostuvieron a una gran familia, desde la época de las residentas y destinadas de la Guerra del 70, en nuestro querido pueblo natal Yhú, Caaguazú.
La historia inicia con María Ana Paredes de Villagra, mi bisabuela, la mujer yhuense mencionada en las memorias de Madame Teodora Dupratt de Laserre, como la heroína que desafío las prohibiciones para brindar ayuda humanitaria a las destinadas que llegaron a Yhú en marzo de 1869, enviadas en confinamiento por el Mariscal López, donde permanecieron hasta setiembre del mismo año, confinadas en un campo que queda a la salida del pueblo, conocido como Destinadas campamento kue, para luego seguir viaje hasta Espadín.
La hija de María Ana, María Abdona Paredes (Ña Doña), mi abuela materna, se casó y enviudó dos veces. Primero con Eliezer Espinoza, con quien tuvo 9 hijos: Blas (Pachito), Obdulia (China), Sixto, Víctor Eloy, Solano, Deolinda, María Dorila (Pochó), María Teresa y Hortensia. Tras la muerte de su primer marido, se casó con Pío del Rosario Gutiérrez, con quien tuvo tres hijos más: Luisa, Pío del Rosario (Tatito) y Nilda (nuestra mamá).
También hay otra línea de hermanos Espinoza, por parte del primer abuelo Eliezer. En esta línea, nuestros queridos tíos son: Gregorio (Gollo), Manuelito, Salvador, Julián, Emilio.
Como en gran parte de la historia paraguaya, son las mujeres las que sostuvieron y sostienen a nuestra numerosa y disgregada familia, criando hijos ante las ausencias masculinas -muchas veces dolorosa por guerras, asesinatos, conflictos-. Son nuestras heroínas.
El fin de semana entre junio y julio, los parientes de varias generaciones de Espinoza y Gutiérrez nos hemos reunido en nuestra amada patria chica, el modernizado y ecológico Yhú, para rendir homenaje a estas dos reinas. El pretexto fue el 93 cumpleaños de Tía Hortensia y una previa del cumple 87 de Tía Luisa (que será en agosto). Una fiesta hermosa, familiar y multitudinaria, que permitió conocernos y reconocernos.

____________
(Las fotos son de Desirée Esquivel).

Parte de la familia Espinoza-Gutiérrez, en la noche de homenaje a las tías.

Luisa Gutiérrez y Hortensia Espinoza, en la calle principal de Yhú.

Plaza y portal de entrada a Yhú, desde San Joaquín.


lunes, 2 de julio de 2018

Elecciones 2018 en la Sociedad de Escritores del Paraguay (SEP)



Movimiento Jahai Ára Pyahu

Escribamos un nuevo tiempo

Queridas amigas escritoras y queridos amigos escritores del Paraguay:

Destacados colegas de las letras nos piden asumir el desafío de encabezar una lista para pugnar por la comisión directiva de la Sociedad de Escritores del Paraguay (SEP), en la próxima asamblea del 27 de julio, con el propósito de trabajar junto con un dinámico equipo por el sostenimiento de nuestra entidad.

La lista que proponemos es la siguiente:

Presidente: ANDRÉS COLMÁN GUTIÉRREZ
Vicepresidente: SUSY DELGADO

MIEMBROS DE LA  COMISIÓN DIRECTIVA
MARÍA EUGENIA AYALA
MARCOS IBÁÑEZ
JULIO SOTELO (Itapúa)
JOEL RECALDE (Alto Paraná)
MARIO RUBÉN ÁLVAREZ
MIRTA ROA
OSVALDO GONZÁLEZ REAL
ALCIBIADES GONZÁLEZ DELVALLE
MILIA GAYOSO MANZUR

SÍNDICOS:
Titular: CLOTILDE CABRAL
Suplente: LISANDRO CARDOZO

Desde su fundación en octubre de 1987, nuestra organización tiene una rica trayectoria en la historia cultural del Paraguay, en la defensa de los intereses gremiales, la promoción del arte en general y literario en especial, que reconocemos y deseamos engrandecer.
-Buscamos dar continuidad a los muchos proyectos implementados por las anteriores comisiones directivas y responder a las nuevas exigencias de la creación y difusión de obras literarias, en una era de nuevas plataformas de difusión.
-Trabajaremos por perfeccionar la legislación de protección de los derechos autorales, por abrir nuevos canales de difusión y proyección de la obra de los escritores paraguayos a nivel internacional.
-Impulsaremos el diálogo y la unión de autores de diversas formas de creación, antiguas y nuevas, populares y urbanas, buscando acercar a quienes aún no tienen contacto con nuestra sociedad y sumar aportes que ayuden a dinamizar las acciones de nuestro gremio.
-Pondremos especial énfasis en proseguir con un mayor rescate y valorización de nuestra cultura con raíces indígenas, impulsando la creación literaria y artística en nuestra lengua guaraní y en otras lenguas de nuestros pueblos originarios, como en el reconocimiento de expresiones nuevas de los creadores más jóvenes.
-Llegamos hasta ustedes con nuestras propuestas y les pedimos su apoyo, su voto, su participación, para hacer realidad lo que pregona el nombre de nuestro movimiento: Jahai ara pyahu, escribamos un nuevo tiempo.

Asunción, julio de 2018.

martes, 19 de junio de 2018

La guitarra suena y sueña...



(Réquiem por Kamba'i)

La guitarra suena y sueña...
Suena con acordes vivos y entre sus sonidos se escucha a la tierra guaraní, se escucha al pueblo humilde, se escuchan paisajes, escenas cotidianas, ryguazu kokore, gallinas escarbando la tierra en el patio de un rancho campesino, el jagua'i karê ladrando de soledad por las calles, el eco de la historia grandiosa en los sones del Campamento, el romanticismo lánguido de la punteada okara...

La guitarra suena y sueña...
Tiene la resonancia de una orquesta... pero son solo las manos callosas de un solo hombre que supo suplir con su genialidad popular las múltiples carencias, para inventar un tipo de rasgueo único en el mundo, en donde él es a la vez el principal concertista y la orquesta que le hace fondo, punteador y acompañante.
Moreno limeño sanpedrano. Fue obrero, obrajero, peón, portero ministerial, sereno de un conocido canal televisivo, humilde siempre, y esa humildad no dejó de acompañarlo nunca, ni en los momentos de mayor gloria en los escenarios.
No se dejó doblegar por las carencias, ni por la enfermedad. Hasta el último suspiro, aún en silla de ruedas, siguió tocando y enseñando su arte. La patria a la que dió tanto pudo haberle dado más. Evitarle tantos apremios económicos. Este país sigue siendo tan ingrato con sus hacedores de cultura. Pero lo que faltó en reconocimiento tangible de las autoridades del Gobierno y del Estado lo tuvo en el cariño de su público, en los muchos homenajes en vida, en tantos abrazos como mareas de aplausos.
Se va un grande. Su arte no morirá. Sonidos de la Tierra ha trabajado con él para enseñar su particular técnica de tocar la guitarra a muchos jóvenes guitarristas, en quienes don Efrén Echeverría, el querido Kamba'i, seguirá viviendo, sonando y soñando...
Adiós, amado gran artista. Gracias por tanto. Tu música ya es parte de nosotros.

La guitarra suena y sueña..
No dejará de sonar y de soñar...


Asunción, 19 de junio de 2018.

Andrés Colmán Gutiérrez




(Foto principal: Diario Última Hora.
Foto secundaria: Andrés Colmán Gutiérrez
Video: Red Guaraní)

viernes, 25 de mayo de 2018

De Auschwitz a Hohenau: documental sobre el doctor Mengele en Paraguay


Éste es el tráiler de la película documental "De Auchwitz a Hohenau" (Acerca de cómo la dictadura de Stroessner ocultó al criminal nazi Josef Mengele en Paraguay). Dirección y camaras: Desirée Esquivel. Guion y reportajes: Andres Colmán Gutiérrez. Edición: Nat Vera Scuderi. Música: Rolando Chaparro. Diseño: Analía López. Una producción Periodismo & Cine, con la Editorial Servilibro.
La película (de 74 minutos) se exhibirá este martes 29, puntualmente a las 19.00, -previo a la presentación de libro Mengele en Paraguay-, con acceso libre, en el Auditorio Josefina Plá de la Universidad Autónoma de Asunción (Jejuí 667 casi 15 de Agosto).
La presentación oficial del documental en DVD se hará el 11 de junio, en la Feria Internacional del Libro (FIL), oportunidad en que podrán adquirir copias distribuidas por Servilibro.

Mengele en Paraguay es un libro de investigación periodística escrito por Andrés Colmán Gutiérrez, en colaboración con Desirée Esquivel y Narciso Meza Martínez, que revela la conexión nazi con la dictadura de Stroessner y la red que protegió al médico y criminal nazi Josef Mengele durante su presencia en nuestro país, en los años 50 y 60. Está publicado bajo el sello de la Editorial Servilibro y se puede obtener en el local de Servilibro, en la Plaza Uruguaya, como en las principales librerías del país.



martes, 22 de mayo de 2018

Una sobreviviente de Auschwitz pudo reconocer a Mengele en La Recova



En abril de 1965, el Ángel de la Muerte entró a una joyería en el Puerto de Asunción y se encontró con Sonia Tauber, su ex prisionera. La historia es rescatada en el libro periodístico Mengele en Paraguay.


Andrés Colmán Gutiérrez - @andrescolman

Era una luminosa mañana de abril de 1965. Sonia Tauber, de soltera Sonia Brom, ciudadana polaca nacionalizada paraguaya, sobreviviente de los campos de concentración de Auschwitz y Birkenau durante la Segunda Guerra Mundial, se encontraba en la trastienda de la Relojería y Joyería J. Tauber, el local que tenía con su marido Jacobo Tauber en el edificio colonial de La Recova, sobre la calle Colón casi Presidente Franco, en la zona del Puerto de Asunción, cuando una de sus empleadas la llamó, porque había llegado un cliente que hablaba en inglés.
Sonia fue hasta la parte delantera del local. Allí estaba un hombre mayor, de estatura baja, bien aseado y vestido con elegancia, mirando algunos de los relojes.
—¡Good morning...! —saludó ella en un correcto inglés y el hombre le contestó.

DÉJÀ VU. Sonia tuvo al instante una sensación extraña, de escalofrío y a la vez de incómoda familiaridad. "A este hombre lo conozco. ¿De dónde?", pensó.
Ella se aproximó al mostrador, instintivamente, recelosa y temerosa. El hombre pidió ver uno de los relojes. Al extender su brazo izquierdo para tomar el reloj, quedó expuesto a la luz matinal el tatuaje que Sonia llevaba marcado de por vida en la piel, en el cuerpo, en el alma, en la memoria: 29458. Los números parecían resplandecer ante la luz solar que ingresaba por los arcos del corredor colonial ante los ojos del extraño cliente.
Al verlo, el hombre se quedó pasmado.
—Su rostro se puso blanco —recuerda Flora Tauber, la hija de Sonia, rememorando el episodio que su madre, ya fallecida, le había contado tantas veces y que siempre la hacía estremecer.

Sonia Tauber, en Asunción. Nótese el tatuaje de Auschwitz, en el brazo izquierdo. 
UN FLASH. Al ver el rostro pálido y asustado del extraño cliente, Sonia Tauber lo reconoció en un flash que le golpeó la memoria.
Era él. El Ángel de la Muerte. El imperturbable y sonriente jefe médico del campo de concentración de Auschwitz, a donde ella había sido llevada dos décadas atrás, cuando tenía apenas 17 años, junto a casi todos los miembros de su familia, sus padres y cuatro hermanos, y en donde solamente ella y su hermana menor, Ester, habían logrado sobrevivir.
Era él. El médico nazi Josef Mengele. El hombre de la diabólica sonrisa helada. El criminal de guerra más buscado del mundo, acusado de responsabilidad en el asesinato de cerca de 400.000 prisioneros, principalmente judíos.
El imperturbable jerarca nazi a quien ella había sido obligada a cortarle el pelo, más de una vez, durante esos años de insoportable cautiverio.
Veinticuatro años después de que ella y su hermana habían escapado de aquel infierno y habían atravesado el océano para intentar dejar atrás toda la horrible pesadilla, él estaba otra vez allí, a miles de kilómetros de Auschwitz y de Birkenau.
Justamente allí, en su nueva patria y en su propia ciudad, en su propia tienda, intentando comprarle relojes, como si nada hubiera pasado.

REVELACIÓN. La historia de Sonia Tauber y el doctor Josef Mengele es revelada por primera vez con detalles precisos en el libro de investigación periodística Mengele en Paraguay, escrito por el autor de este artículo, en colaboración con Desirée Esquivel y Narciso Meza Martínez, que presenta la editorial Servilibro.
La obra es continuación de una serie de reportajes que ÚLTIMA HORA empezó a publicar en marzo del 2014, con datos inéditos sobre los años en que el criminal de guerra Josef Mengele estuvo refugiado en Hohenau, Itapúa, protegido por una red nazi, ligada a la dictadura del general Alfredo Stroessner.

HUIDA. Cuando Sonia Tauber reconoció a Mengele en su joyería, el médico nazi ya estaba viviendo en Brasil, tras haber huido ante un intento de ser capturado por agentes israelíes, pero regresaba cada cierto tiempo al Paraguay.
"Cuando mi mamá se dio cuenta de quién era, empezó a gritar: '¡Es Mengele! ¡Es Mengele!', mientras él salía corriendo hacia la calle. Mi padre acudió al escuchar los gritos e intentó perseguirlo, pero solo pudo ver cuando Mengele subía apurado a un auto y se perdía en las calles de Asunción", narra Flora Tauber, la hija de Sonia.
Armand Reynaers, dueño del Hotel Tirol del Paraguay, de Itapúa, contó que Josef Mengele vino por última vez al país y se alojó en el establecimiento, en 1970. Murió ahogado en Brasil, en 1979.

****

Esta ha historia está narrada con muchos detalles en el libro Mengele en Paraguay (Servilibro, 2018). También forma parte de la película documental De Auschwitz a Hohenau, dirigida por Desirée Esquivel.

________________
(Foto abajo: izquierda, Flora Tauber, hija de Sonia Tauber. Derecha: Josef Mengele, cuando ya estaba viviendo en Brasil, pero seguía viniendo de visita al Paraguay).

martes, 8 de mayo de 2018

El falso Josef Mengele que terminó asesinado en la zona del Amambay


Andrés Colmán Gutiérrez

(Un breve adelanto del libro Mengele en Paraguay, Editorial Servilibro – mayo de 2018)

Mientras el médico nazi prófugo Josef Mengele pasaba sus últimos años en el Brasil, huraño, deprimido y pensando en el suicidio, en el Paraguay, los servicios de inteligencia israelí, los cazadores de nazi y los periodistas de grandes medios internacionales lo seguían buscando, convencidos de que el dictador Alfredo Stroessner lo mantenía oculto y protegido en alguna fortificada residencia. En más de una oportunidad, creían hallar a Mengele en cualquier viejo alemán de apariencia sospechosa.
Un documento confidencial de la Central de Inteligencia Americana (CIA), del Gobierno de los Estados Unidos, que ha sido desclasificado, al que nos referimos en un capítulo anterior del libro Mengele en Paraguay, cuenta también una trágica historia relacionada con la búsqueda del Ángel de la Muerte, cuando el medico nazi ya se encontraba viviendo en Brasil.
El memo es de una reunión que el jefe de la Estación de la CIA en la embajada norteamericana en Asunción, mantuvo el 7 de junio de 1974 con el periodista estadounidense Robert Trostle, del Chicago Daily News, durante su visita al Paraguay para escribir un reportaje investigativo acerca de Mengele.    
Esto es lo que dice el primer punto del memo:

“Aproximadamente a las 14.00 horas del 4 de junio, el señor Peter Jacoby me invitó a participar de una reunión informativa con el señor Robert Trostle, un colaborador del Chicago Daily News. Trostle estuvo intentando determinar el paradero de Josef Mengele, el otrora doctor nazi que estuvo a cargo de la estructura médica en Auschwitz.
Trostle estuvo hablando con el embajador alemán Von Sothen, en un intento para determinar la actual ubicación de Mengele en Paraguay. El embajador alemán no tuvo ninguna información específica reciente e implicó que ellos no buscarían activamente a Mengele. Sí dijo que un ex soldado alemán llamado Federichi había sido matado a golpes el año pasado, por parte de terroristas israelitas que pensaban que era Mengele.
La esposa de Federichi perdió partes de sus orejas y tuvo un corte abierto en su estómago, como resultado de la golpiza. Ella sobrevivió el atentado y aparentemente escribió una carta al embajador alemán pidiendo una pensión, debido a que su esposo era un ex soldado. Estas personas eran bien conocidas por pobladores locales paraguayos. Vinieron del Este de Prusia al final de la segunda guerra mundial, para escapar de actividades políticas”.

Acerca del caso Federici o Fredrichi, existen varias versiones, pero poca precisión. No hemos encontrado registros documentales, pero así algunos testimonios de antiguos pobladores, quienes aseguran que, en noviembre de 1973, un grupo de personas no identificadas atacaron a una pareja de alemanes que vivían en una granja en las afueras de la ciudad de Pedro Juan Caballero, Departamento de Amambay, asesinando al hombre ya anciano, por creer que se trataba del criminal de guerra Josef Mengele.
La historia empezó a finales de 1972, cuando el historiador y periodista militar húngaro Ladislas Farago aseguró que había descubierto el escondite de Mengele en el Paraguay. Con ese dato, se puso en contacto con el juez alemán Horst von Glasenapp, quien a pesar de no tener una relación directa con el caso Mengele, empezó una campaña en su búsqueda, para llevarlo ante la Justicia. Buscaron vender la información a varios periódicos y revistas, como a empresas productoras de televisión y cine.
El 16 de noviembre de 1972, Ladislas Farago apareció en un reportaje especial del diario londinense Daily Express, asegurando haber localizado al exsegundo hombre de Hitler, Martin Borman, en Buenos Aires, así como al médico nazi Josef Mengele, en una ciudad del Paraguay. Ambas noticias eran falsas, pero causaron mucho revuelo internacional. Farago las incluyó luego en uno de sus libros más exitosos, Aftermath: Martin Borman and the Fourth Reich (Consecuencias: Martin Bormann y el Cuarto Reich).
El hombre que Farago aseguraba era Bormann, en realidad era un maestro argentino llamado Nicholas Siri. En cuanto a Mengele, el historiador aseguraba que se ocultaba bajo la identidad de “Doctor Nadich” en la ciudad de Pedro Juan Caballero, capital del Departamento de Amambay, a 530 kilómetros al norte de Asunción, en la frontera con el Brasil.
Tras esta versión, en mayo de 1973, el cazador de nazis austriaco Simón Wiesenthal también aseguró tener datos de que Mengele vivía en la zona de Pedro Juan Caballero. El 17 de octubre de 1973, la Comisión de Polonia para los Crímenes de Guerra aseguró que sus pistas apuntaban a que Mengele estaba oculto en la capital de Amambay.
El 25 de octubre del mismo año, una publicación del diario norteamericano The New York Times, citando como fuente a unos funcionarios de la justicia de Alemania Occidental, sostenía igualmente que el paradero del médico nazi había sido hallado: estaba escondido en una granja rural, en las afueras de la ciudad de Pedro Juan Caballero, Paraguay.
“Para un anciano granjero, descendiente de alemanes, el resultado acumulativo de esta especulación de aficionados, confirmada por lo que parecían ser declaraciones oficiales de Polonia y Alemania Occidental, fue desastroso”, relatan Geral L. Posner y John Ware en Mengele: The Complete Story.
“A finales de noviembre de 1973, un grupo de hombres entró violentamente en casa del granjero, en medio de la noche, lo golpearon y lo mataron a tiros. Su esposa, que intentó intervenir, también fue golpeada y resultó con lesiones internas. A los tres hijos no les hicieron ningún daño. De acuerdo con Adolfino Peralta, el jefe de Policía de la ciudad, el nombre del difunto era Albert Fredrichi. Llevaba diecinueve años viviendo en las afueras de la ciudad y se le conocía porque era poco sociable y de costumbres excéntricas”, sostienen los investigadores.
El relato agrega que “a raíz de la constante publicidad de todo el año 1973 de que Mengele se encontraba en Pedro Juan Caballero, la prensa especuló con que Friedrichi fuera el carnicero de Auschwittz. La viuda, Endentran, describía los artículos como ‘absurdos’, mientras hacía las maletas para siempre. Dijo que los asesinos no se habían llevado nada de valor y que hablaban en un idioma que ella no entendía. Pensaba que lo habían matado un grupo de judíos sedientos de venganza. Buscando en el pasado de Fredrichi, los periódicos afirmaron que había estado en el ejército alemán y que tenía un historial de violencia y simpatía por los nazis”.



miércoles, 25 de abril de 2018

Denuncias de fraude electoral: Lo político y lo jurídico



En el plano político, la duda está instalada.
En un país en donde "trampear" en las elecciones (Don Blá dixit) era una vieja práctica habitual, no resulta difícil creer que pueda haber existido fraude, y menos proviniendo de sectores del coloradismo. Las "pruebas" mostradas ante las cámaras generan una justa indignación, sentimientos de haber sido -una vez más- burlados y engañados.
Ahora, ¿cuánto de esas "pruebas", han podido ser presentadas -hasta el momento- de manera consistente, en el plano jurídico, como para que tengan un efecto más allá de las manifestaciones en las calles y los titulares en los medios?
Sí realmente hubo fraude electoral en gran escala, se debería poder demostrarlo de manera fehaciente e incuestionable.
Sería cuestión de ponerse a hacer números, cotejar actas y certificados, controlar y presentar las denuncias responsablemente ante los organismos que deben asumir acciones. Supongo que ya habrá un equipo de técnicos y expertos de la oposición, trabajando para reunir y mostrar la consistencia jurídica de esas pruebas, y que lo harán responsablemente en las próximas horas.
De lo contrario, se arriesga mucho más que la credibilidad y la confianza que todavía despiertan en un gran sector del electorado. Se arriesga la propia continuidad del ya endeble sistema democrático del país y la conservación del capital moral de ser la opción seria y responsable para seguir construyendo alternativas políticas al modelo que tanto cuestionamos.
Se arriesga el futuro -nuestro futuro-, que por ahora es otra vez una incógnita.
No juzguemos a la gente que sale a las calles a expresar su natural sentimiento de indignación al sentirse burlada, porque eso es lo que le han despertado, pero seamos lo suficientemente sensatos y cautelosos para exigir responsabilidad a los dirigentes políticos de uno y otro bando, ante las incógnitas que hoy nos provocan. Que se hagan cargo de mostrarnos la mejor salida institucional de este quilombo político en el que nuevamente están metiendo a este pobre y desgarrado país.