miércoles, 10 de octubre de 2007

El monstruo del Lago Ypoá




















Estábamos allí, tumbados en la arena, coreando una canción de Silvio Rodríguez con la guitarra, mientras la cerveza corría generosa y varios trozos de pescado se doraban a la parrilla. Una Luna enorme se dibujaba sobre el agua y la fresca caricia de la brisa nocturna nos hacía suponer que si de veras existe el paraíso, seguramente es un lugar parecido a ese. Claro que nadie lo decía en voz alta, porque esas cosas siempre suenan un poco cursi.
De pronto, el ruido del motor de una lancha deslizadora aproximándose a gran velocidad desde el medio del Lago Ypoá, rompió el encanto.
Se oyó un confuso eco de gritos. La embarcación atracó en playa con un seco impacto y varios jóvenes saltaron a tierra, visiblemente alterados.
–¡El monstruo...! ¡Hemos visto al monstruo!
Hubo un revuelo general. Un chico de gruesos anteojos, con la respiración entrecortada, trataba de relatar que habían estado pescando cerca de la isla del medio, cuando sintieron que algo golpeaba el fondo de la lancha. Asustados, vieron una sombra oscura deslizarse bajo la superficie de las aguas.
Eso fue suficiente para provocar la desbandada.
Al poco rato ya se había armado una expedición para salir a la caza del monstruo. Algunos llevaban cámaras fotográficas, otros portaban escopetas. Se armó una batalla campal para ocupar las pocas lanchas y canoas que estaban en la playa, hasta que todos partieron a la luz de las linternas.
Me quedé sentado junto al fuego. Claudia se acercó desde algún lugar y me preguntó por qué no me había ido con el grupo, qué había pasado con mi espíritu aventurero. Iba a contestarle que no creía en los monstruos, pero me acordé de varios especímenes políticos en Asunción y entendí que no era la respuesta más adecuada. Así que le dije simplemente que no quería dejar que se enfriara el pescado, y le pasé otra fría lata de cerveza.
Tres horas después, los expedicionarios regresaron, visiblemente frustrados, llenos de picaduras de mosquitos y mbariguíes.
Desde entonces, la leyenda del monstruo comenzó a perseguirme, cada vez que por algún motivo me aproximaba a la mágica región del Lago Ypoá.
Un día, mientras atravesábamos los esterales de Mocito Isla con varios colegas periodistas, en un precario cachiveo, en el sector más pantanoso del Lago, para participar de una jornada ecologista, álguien volvió a plantear el peligro de encontrarnos sorpresivamente con la mítica bestia.
Un poco harto del tema, busqué el apoyo del lugareño que nos conducía, Rigoberto Maciel, hombre taciturno y oscuro que remaba con prodigioso equilibrio la rústica embarcación labrada en un gran tronco de timbó. Le pedí que sacara a los incautos de su engaño sobre el cuento del monstruo, pero el personaje se limitó a sonreír con indulgencia y dijo que a esa hora de la mañana iba a ser difícil encontrarlo, porque el bicho solo aparece al anochecer cuando hay Luna llena o está por llover.
–En todo caso, si tenemos suerte, podremos escuchar el sonido de la campana encantada que está sumergida en el fondo del Lago, o ver pasar a las islas flotantes... –explicó, ante la admiración de los demás tripulantes.
–No macanee... ¿Acaso usted ha visto alguna vez al famoso monstruo? –le pregunté.
–Sí... dos veces, pero nunca de cerca. Aquí nadie se anima a acercarse. Todos le tenemos mucho miedo.
Descorazonado, al llegar a la isla busqué el apoyo de alguien que pudiera responder al mito de una manera racional y científica. Les pedí a los demás que me acompañen y abordé a Margarita Miró, destacada historiadora y ambientalista residente en Carapeguá, autora de varios libros y estudiosa apasionada del ecosistema del Lago Ypoá.
–Margarita, por favor... –le pedí–. Vení, enseñale a esta banda de supersticiosos. ¿Qué hay de verdad sobre el famoso tema del monstruo del Lago Ypoá?
La investigadora me miró con ojos escrutadores. Luego, en tono serio y didáctico, se dirigió a todos los que la rodeábamos:
–Miren, chicos... yo creo que se trata de un animal prehistórico que quedó rezagado. El Lago Ypoá es de la época cuaternaria. Es muy posible que un animal haya sobrevivido, protegido por los esterales impenetrables.
Resignado, arrojé la toalla.
Decidí enfrentarme cara a cara con el monstruo y su leyenda.
Un lúgubre atardecer que presagiaba tormenta, armado de una cámara filmadora con lentes infrarrojos, llegué acompañado de Claudia a la desolada playa del Ypoá. Durante varias horas nos sentamos en la arena a esperar que algo suceda, mientras bebíamos de una petaca de whisky y espantábamos a los bichos con pedazos de ramas.
Cerca de la medianoche, Claudia se aburrió, me dio un beso y se metió dentro de la carpa. Yo me quedé un rato más, peleando con los mbariguíes, hasta que la petaca quedó definitivamente vacía.
Entonces, cuando empezaba a alejarme de la playa, sentí un fuerte ruido a mis espaldas, un oscuro y enorme chapoteo en el agua.
Súbitamente asustado, giré lentamente, dispuesto a enfrentarme con lo inimaginable ...pero sólo alcancé a divisar un frenético torbellino de ondas disolviéndose lentamente sobre la superficie del Lago, bajo el destello fugaz de un lejano relámpago.

16 comentarios:

  1. Hey! esto está re loco! atrapante y productor de varios "Ndiiiiraa..."

    Angel Marín

    ResponderEliminar
  2. Estimado amdres; esta buenisima la descripción y el trama, me interesaria conversar contigo para armar algo... juntos aca siempre estamos trabajando por los humedales del ypoa..

    ResponderEliminar
  3. estuvo super la leyenda y todo lo que paso pero me interesaria sabr si esq ustedes se concentrban nada mas en eso seguro que no tuvieron sexo verdd??

    ResponderEliminar
  4. Querida Sandra: Ese es un tema para otro relato, cuyos detalles, por el momento, dejo librado a tu fértil imaginación. Cariños.

    ResponderEliminar
  5. Andrés, el animáculo ése debe ser pariente del Pirañu correntino que anda a veces por el Paraná, pero éste bravo demás es,tiene dientes feroces y si agarrara un cachiveo lo voltearía ahí nomás (correntino ñaro es...)
    Ah! y no le datiempo a la gente para tener...lo que sugiere la fértil imaginación de alguien...

    ResponderEliminar
  6. Ustds creen que el mounstruo del lago ypoa tenga que ver algo con el monstruo del lago ness? por que se dice que el monstruo del lago ness osea nessie entra y sale del lago ness por cabernas subterraneas que da un enlace directo al mar y segun yo creo sera que el lago ypoa tiene esa clase de cabernas y nessie o algun pariente de ese monstuo esta en nuestro lago escriba su respuesta a "miguelale1@hotmail.com

    ResponderEliminar
  7. Ustds creen que el mounstruo del lago ypoa tenga que ver algo con el monstruo del lago ness? por que se dice que el monstruo del lago ness osea nessie entra y sale del lago ness por cabernas subterraneas que da un enlace directo al mar y segun yo creo sera que el lago ypoa tiene esa clase de cabernas y nessie o algun pariente de ese monstuo esta en nuestro lago escriba su respuesta a "miguelale1@hotmail.com

    ResponderEliminar
  8. En 2000 estuve en Asunción y compré una figura de cerámica que me dijo como el monstruo de Lago Ypoá. Realmente hay reportes de 50 lagos del mundo de monstruos grandes y desconocidos. Yo creo que son dinosaurios acuáticos que todavía viven. Quiero capturarlos vivos.

    ResponderEliminar
  9. que byrorei djen de mentir que moustro va a haber alli?

    ResponderEliminar
  10. dejen de querer despertar la atencion de la gente de esa manera creando un relato que ni un niño de 10 años cree, hay otras formas muchachos

    ResponderEliminar
  11. tomese muchas cervesas y va a ver hasta extraterrestres jugado con el moustruo, ja ja ja

    ResponderEliminar
  12. Quiero atraer y capturar vivo el M. de Ypoá. www.creacionistas.com

    ResponderEliminar
  13. bueno esto parecera loco y hasta un poco trillado pero una vez mi abuela me conto un relato q le hizo su abuela sobre la leyenda del lago ypoá segun le dijo ella vio q el animal mitico era como un toro pero mitad pez y segun la creencia d los escazos lugareños d antaño esa era la entrada a la Atlantida xq solian escuchar musica saliendo del fondo dl lago, para mi gusto muy fantasioso pero se merece el derecho a la duda o no?

    ResponderEliminar
  14. Que notable
    Esto ya es noticia del pasado
    Son MANATIES o también conocidas Vacas de Agua dulce
    Son mamíferos y emiten un sonido igual al grito de una criatura
    Estoy ya fue documentado y fotografiado ser el diario última hora en los años 80

    ResponderEliminar
  15. Muy loco! Pegó leer :) Me gustaría conocer el lago Ypoá alguna vez.

    ResponderEliminar
  16. es dificil de creer porque hasta ahora todo fue lectura, mito, leyenda y nada mas que eso, no hay fotografias, videos ni nada, pero es algo interesante, estoy queriendo ir justamente en este verano a ese lago y mi idea es llegar a esa famosa isla flotante como dicen, ya lei muchos topic, escuche versiones pero nunca que alguien llego hasta la isla y exploro. si alguien quiere ir o ayudar en algo con mucho gusto pueden escribirme y armamos un grupo para ir a explorar y salir de las dudas,, renkingver@hotmail.com

    ResponderEliminar